El placer

El poder del tiempo
marzo 11, 2017
Qué son los Registros Akáshicos
marzo 11, 2017

En el ser humano hay seis aspectos distintos que se sincronizan para producir un resultado que llamamos placer. Como rompecabezas que se descubre y luego se arma. Como fragmentos de una pieza que debemos volver a organizar y unir. Para lograrlo debemos elaborar la vida a través de seis pares de anteojos distintos.


Primer aspecto : Los ojos.

Los ojos, además de sus funciones fisicas y sensoriales, ejercen funciones relacionadas con la inteligencia y la percepción de la realidad. El ojo izquierdo es el encargado de percibir los peligros, lo peor de un lugar, una situación o una persona, y de archivar imágenes del pasado.

El ojo derecho se encarga de captar las oportunidades, los caminos de salida a una situación, lo mejor de un lugar, hecho o persona, y proyectar el futuro. Entre ambos forman imágenes de la realidad. Los humanos tenemos serias dificultades perceptuales y conceptuales para encontrar los pasadizos donde colocar la conciencia y encontrar el camino. Entre éstos, el camino al placer.

Vivir el placer es, en cuanto a la responsabilidad que le concierne a los ojos, tal corno observar una cadena de montañas macizas, mirar las paredes de roca, y hallar la justa fisura en la piedra donde meter la cuña y abrir el paso.


Segundo aspecto: Elegir. Las opciones del libre albedrío.

Existe una tendencia natural humana a elegir entre lo positivo y lo negativo, lo bueno y lo malo, lo constructivo y lo destructivo.

Las dificultades para percibir la fisura en la roca donde poner la conciencia y encontrar el espacio de placer escondido detrás, están dadas por las emociones que siente ante lo que va viviendo. Estas emociones le provocan satisfacción, Por ejemplo, hay satisfacción en tener bronca, en estar celoso, tener rabia, desear venganza.

Esta satisfacción, o consentimiento de la emoción, está directamente relacionada con lo que los ojos perciben como causas que las justifican. Así, la mirada busca justificaciones en el mundo para avalar las emociones.


Tercer aspecto: Las satisfacciones naturales.

Los humanos tenemos aptitudes generales para conectarnos o desvincularnos con
aspectos positivos de la vida que pueden traernos satisfacciones naturales.
Hay cinco fuentes de satisfacciones naturales en los humanos:

a) El vínculo con la naturaleza, plantas flores, animales.
b) Contemplar el cielo y las estrellas.
c) Amamantar. Cuidar a los hijos.
d) Conectarse con el espacio donde vive. Construir y arreglar la vivienda.
e) El movimiento. Poner en marcha la máquina del cuerpo físico, o mental. Hacer movimientos armónicos, o rítmicos, danzas, deportes o tareas en contacto con la naturaleza, acompasar la naturaleza. Elaborar filosofías, fórmulas matemáticas, geometrías, arte. Inventar formas, meditar. Combinar movimientos con meditaciones.

En cualquiera de ellas las personas pueden conectar con el plano del sentido de la vida. Es decir, se puede encontrar el sentido de la vida entrando por cualquiera ce esas cinco clases de satisfacciones naturales otorgadas al ser humano desde el primer instante en que toma conciencia de sí mismo. La satisfacción esta' relacionada con la conciencia de sí mismo.

Por ejemplo, la gente que navega, rema, esquía, escala montañas, hace deportes en la naturaleza, además de contemplarla e interactuar con ella, debe conocer sus leyes y sincronizarse con ellas. Así se siente un ser natural al participar de las leyes naturales.

Los artistas y artesanos que tienen una idea, ponen en movimiento su máquina intelectual para diseñarla, y la máquina física para concretarla en la obra que será su producto. Este acto de ponerse en movimiento es una fuente natural de satisfacción.


Cuarto aspecto: La energía.

Crear una relación energética entre los propios chakras, y con los de otras personas. Es el aspecto vincular. Establecer vínculos genera satisfacción. por ejemplo, crear un puente entre el chakra sexual y el laríngeo lleva a las personas a aumentar y mejorar la comunicación y la creatividad. O, por ejemplo, los chinos conocen bien la relación entre el tan tiem alto y el tan tiem bajo, es decir, los espacios de energía cerebral en la cabeza y de energía sexual en el vientre.

Entre los seres que habitan este planeta, el humano es el que puede elegir su actividad mental y su actividad sexual. Hay una posibilidad de libre albedrío que no tienen otros seres de la naturaleza. Puede ordenar, elegir, ajustar, desarrollar, cultivar, desajustar su sexualidad. Puede hacerla selectiva. Lo mismo en cuanto a lo mental: no sigue sólo lo que simplemente le brota, sino que elige caminos de pensamiento.

En esta combinación entre energía cerebral y energía sexual, si hacemos elecciones adecuadas, coincidentes con las leyes de movimiento del universo, podemos entrar en sincronía con las fuerzas de la naturaleza y del cosmos. Así la mente se armoniza rápidamente para entrar en los ritmos que le pertenecen como caminos que llevan al placer. Para encontrar estos ritmos hay que dar varios pasos para ir ajustando la armonía de lo sexual y de lo mental con los ritmos del universo.


Quinto aspecto: el chakras vertical.

La organización de las relaciones entre el inconsciente> las manos, la conciencia, la kundalini (energía que circula por la médula espinal), y dos chakras secretos, que se ubican, uno entre el chakra sexual y el ombligo, y el otro entre el chakra cardíaco y el laríngeo.

Es decir, hay dos organizaciones ocultas detrás de los siete chakras principales, que producen ondas de simpatía o rechazo a lugares o seres, que se traducen como agrado o desagrado. Su función es producir la atracción o alejamiento de lo que es lindo o feo, agradable, o desagradable.

Cuando hacemos pasar los cinco a sesenta sentidos que tenemos, por lo bello, transparente, sano, cristalino, estos llevan una información - energía a esos dos centros, que reaccionan emitiendo un movimiento ondulatorio entre los siete chakras principales. Esta onda vibratoria que recorre el chakra vertical entre perineo y coronario, produce una sensación que llamamos agrado. Todos los centros nombrados anteriormente se benefician con esa corriente.


Sexto aspecto: El triángulo deseos,posibilidades, realidad.

Este aspecto vincula entre si:

1.Posibilidades, aptitudes, facilidades, oportunidades, permisos.
2.Los deseos, necesidades, proyectos, metas.
3.La realidad, la situación actual, positiva o negativa, con toda su complejidad.

De este triángulo, debemos tomar el hilo que sale de cada vórtice, y trenzarlo en estrecha relación, para ir desde lo que ahora es, lo que ahora hay, hacia ~ placer. Si alguno de los tres cables falta o queda corto, la trenza se deshace, y no llegamos. Si nos enredamos en falsas percepciones de la realidad, o justificaciones de emociones contradictorias con el proyecto, o errónea evaluación de capacidades - esfuerzo perdemos el camino al placer.
Pero todavía no basta, sino que necesitamos también tener en cuenta que los seres humanos, con nuestras necesidades, deseos, capacidades, oportunidades y realidad, estarnos sumergidos en un contexto universo, que nos rige con sus incontables leyes cósmicas, universales, colectivas, grupales, y privadas. Podemos ignorarlas, pero no salir de sus condiciones.

Cuánto más conozcamos y cumplamos esas leyes, mejor podremos trenzar los tres hilos en los siete planos de la realidad, y estar más cerca del placer.
No contemplar las leyes cósmicas y a los demás seres, o ignorar las relaciones causales entre los planos de la realidad, nos aleja de la posibilidad del placer genuino.Distinguimos satisfacciones neuróticas de satisfacciones genuinas. Las neuróticas son insaciables, porque una vez conformadas, se vuelve a generar el deseo de satisfacción, y por lo tanto, gastamos energía. Una vez consumida la dosis de satisfacción, reaparece el apetito, y como consecuencia, la frustración.

Lo común es identificar el sexo, dinero y disponibilidad de energía como placer. Pero éstos son sólo tres componentes integrados dentro de las seis condiciones que forman el rompecabezas que nos permite atravesar la diferencia entre lo pasajero e ilusorio, y el estado - vibración que llamamos placer.
Cuando éste ha sido experimentado en forma genuina, el estado es recuperable en la memoria una vez que ha pasado, y duradero en el tiempo a través de las consecuencias que otorga. Y éstas son lo que importa.

Cuando un placer ha sido genuino, no se traduce en estados depresivos posteriores, o frustración, sino que la corriente de energía que ha provocado encontrará una vía por la cual las consecuencias positivas se derramen en el torrente de la vida, y encontrará canales por donde la persona que lo ha experimentado absorba más energía que la que lia perdido en la experiencia. ésta es la clave: el placer genuino trae energía.

El placer se obtiene de sintonizar las fuerzas de origen interno con las corrientes energéticas externas. Tal como sintonizar una radio, lleva un esfuerzo de ajuste de la persona a algo que existe afuera. Este esfuerzo que realiza genera un movimiento de fuerzas internas y externas que lo acercan a 5incronizarse con la dinámica del universo. Así, a medida que 10 va logrando, sus actos consiguen cada vez mayor alcance, con menor trabajo.

Susana M. Franz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *